EL VIAJE SIN DESTINO.



Ahora, camino lentamente. Me muevo entre esta colorida alfombra de aspecto primaveral iluminada por los cálidos y agradables rayos de sol y entre ese triste y solitario desierto sin colores, frío, solitario, desolador. En mi largo caminar, alcanzo las rocosas y altas montañas escarpadas las cuales, subo con firmeza y enorme esfuerzo y paciencia hasta llegar al máximo punto , a la cima más alta. ¡por fin, lo he conseguido! ¡Estoy salvada! y a pesar de las alturas que me ofrece el paisaje, me asomo sin temor sobre esa gigantesca montaña y entonces, miro hacia el vacío, dibujando en mi mente la recta línea del horizonte, respirando la abundancia del aire puro que se me ha sido concedido respirar y que está peinando mi larga y abundante cabellera, acariciando, a la vez mi rostro con sus manos y del que siento su tacto único. Aquel aire libre de contaminación, de furia, de malos olores. Sigo mirando hacia aquel vacío, ante la incertidumbre, insegura de mí misma, sin saber si debo saltar o no mientras siento la suave brisa en mí, en el interior de mi frágil cuerpo, navegando dentro de mí, de lo que soy, en la sangre que hay en mis venas y en mis arterias hasta llegar a tocar mi mente y rozar mi alma, transmitiéndome una agradable sensación de serenidad y paz. Pero, a veces, entiendo que debo bajar la montaña, aunque, sea con rapidez, antes de que se derrumbe, antes de que me aplaste por completo. Debo bajar, bajar de nuevo. En busca de una nueva cima, de una nueva montaña. Continuar, continuar caminando sin descanso. Debo continuar, ante la inmensidad de ese contemplativo paisaje que se halla ante mis ojos. Debo recorrer de nuevo aquella alfombra primaveral, respirando su agradable aroma, recorrer el desierto sedienta, sintiendo su soledad y el frío en mi piel, enfrentándome a la furia de su tormenta, empapándome del agua de su lluvia, con miedo a caer en sus agujeros, tropezando con las piedras, con los baches de las carreteras y dejándome arrastrar por las olas, ahogándome en el mar y desapareciendo para siempre si es necesario. Debo hacerlo, es mi deber, mi decisión. No quiero saltar, no quiero dejarme aplastar por el derrumbamiento de la montaña. Debo continuar, continuar caminando aunque, el cansancio se apodere de mis piernas y me impida caminar, aunque, esté enferma y tenga heridas que curar, aunque, esté ciega sin ver con claridad mi senda, el camino que debo seguir trazando otro en mi mente, palpándolo a oscuras . Me veo obligada a ello, a seguir caminando sin rumbo, por este largo viaje, sin saber a donde voy mañana, sin saber a donde llegaré. Caminaré y caminaré incansablemente por este regalo que se me ha concedido y que yo no elegí, tuyo, mío, de todos los que aquí estamos.

16 comentarios:

Gabrielus dijo...

Sarita: hermoso escrito, me encantó. Gracias por visitarme y darme tu amistad aun. Me gustaría que me escribiera un mail, ya que te escribí no hace mucho a una direccion que quizas ya no uses más. Por favor, escríbeme a gabriel_mn@yahoo.com.ar
Quisiera que hablemos sobre el tema que comentaste.
Un besote.
Gabi

Kari Descartada dijo...

n_n

no queria pasar y no saludarte..
gracias..

Dinorider d'Andoandor dijo...

A veces es bueno saltar aunque haya miedo

Creo es mejor pensar lo que se puede ganar saltando que pensando en lo que no se ve

Saludos rosadita amiga azul

-Diana- dijo...

Caminar sin rumbo?... a veces pareciera que así es... hasta que de manera casi mágica te das cuenta que hay un motivo... una razón...

Buen escrito... Un abrazo!

G-russo dijo...

es bueno no conformarse con la primera cima conquistada, la felicidad a menudo no se encuentra en un solo lugar tenemos que escalar diferentes montañas hasta encontrar la correcta,,,,, concuerdo contigo que muchas veces ni siquiera sabemos porque estamos caminando, hacia donde vamos,,,, pero lo unico que quiero que sepas es que no importa a donde vayas que tu esencia no te abandone que con esa es suficiente para hacer lo que deseas,,,,,, un beso

Esther dijo...

Hola, hermanita.

Pues, yo, a veces, en este largo caminar, me siento desfallecer, pienso que no puedo seguir, y caes y te levantas... ...ahora lo sé: aún con sufrimientos, hay que seguir; de todo se aprende, hasta del sufrimiento. La clave es seguir, siempre, siempre, siempre.

Un besito.

Freyja dijo...

hermoso como siempre
me gusta leerte porque siempre logras llegar al alma
vamos por la vida siempre buscando caminos que nos lleven a la cima
pero no todos los caminos son asi, algunos nos hacen caer, donde tenemos que levantarnos y volver a comenzar
pero siempre lograremos encontrar el camino verdadero que nos haga sentir la paz que tanto buscamos
adelante amiga, sigue caminando hasta llegar a ese camino que tanto buscas y necesitas
te dejo un muchas gracias por tus bellos saludos y tu compañia
que sea una hermosa semana y estes muy bien, muchos cariños
besitos


besos y sueños

GLADYS dijo...

MIENTRAS BUSCAMOS EL CAMINO DEBEMOS DISFRUTAR DEL VIAJE, ASI SEA ESTE PLACENTERO O CON OBSTACULOS, EL CAMINO QUE NOS LLEVA A DIOS ESTA LLENO DE PIEDRAS Y ESPINOS, PERO VEREMOS QUE BIEN VALE LA PENA TRANSITARLO, NUESTRA MISION EN ESTE MUNDO ES APRENDER A SORTEAR LOS SINSABORES, SIGUIENDO ADELANTE CONTRA VIENTO Y MAREA, ASI EL SABOR DE LA VICTORIA SERA MAS DULCE. ESCALAR CIMAS ESCARPADAS NOS HACE MAS RESISTENTES Y MAS HABILES ANTE OTRAS DIFICULTADES, Y AUNQUE NOS ESFORCEMOS Y NOS LASTIMEMOS, EL AIRE PURO QUE RESPIREMOS AL LLEGAR SERA AUN MAS PURO PARA NOSOTROS QUE PARA QUIENES ELIGIERON EL CAMINO MAS FACIL.
BESOS, HERMOSO TU POST.

GLADYS dijo...

ME OLVIDABA....QUE BONITA LA PLANTILLA NUEVA, ES MUY ROMANTICA.
BESOS

Gaiar dijo...

La vida es un constante caminar.

con alas para volar dijo...

Es necesario caernos algunas veces, para aprender el camino, a veces duele, otras ya no, pero siempre el sueño incesante de quien busca el final, de quien busca la cima llegará.

No dejes de caminar!!! sigue hacia delante.

Pdta: Las imagenes en mi blogg, corresponden a varios lugares de mi ciudad.

besos volados

Roky Rokoon dijo...

caminante no hay camino, se hace camino al andar, tal vez caminando lleguemos a lo impensado,que era donde queriamos estar

Luminicus dijo...

caminar, me calma, me hace pensar, no importa el rumbo, muchas veces no lo hay.

UN besote

abulico dijo...

regalo son tus palabras,que por un lado son reflexivas y por otro nos hacen reflexionar.

saluditos!!!!

Anicienta dijo...

Oliii... como estas mi niña???
Me gusto lo que acabas de escribir, muy lindo, sigue caminando, a veces no siempre en nuetsros caminos encontramos rosas, sino tambien espinas, pero lo importante es seguir avanzando, que no nos intimiden las espinas, sino que el olor de las rosas nos envuelvan...
cuidate mi niña nos vemos
besos por mil..-.

Cálida Brisa dijo...

Hola amiga
Me gustaria que pasaras por mi blogs a recoger un pequeño obsequio que deje para ti...lo mereces...
Un abrazo