Es un día normal, como otro cualquiera, igual de monótomo , igual de agotador que siempre. Pero, a diferencia de otros tantos días atrás, el cielo está cubierto de enormes y grises nubarrones. Camino sin sentido por las calles de esta ciudad acompañada por mis cautelosos pasos. Mis huellas quedan marcadas en el asfalto. Me mancho de barro, de suciedad. Las luces de las farolas se han apagado impidiéndome la visión. Así que, a tientas camino ante la horrible oscuridad de una noche que parece no tener fin. No sé, a dónde voy pero, ¿Qué importa? Así que, ciegamente sigo caminando hasta que ella me encuentra y entonces, fijamente me observa, me vigila. Siento la triste intensidad de su mirada. Pero, sigo mi camino igual, ante la debilidad de sus susurros en mis oídos. Siento el roce de sus frías manos de cristal sobre mi rostro. Ya no necesito mi paraguas, de nada me sirve. ¿Qué más da si del mismo modo siento esas frías gotas atravesando los poros de mi piel asentándose en mi alma cual si de afiladas cuchillas se trataran?. Y ahora, siento dolor, sólo dolor, el dolor de estas heridas sangrantes en las entrañas de mi alma, de mi corazón de viva llama de fuego.

Y ahora, observo esta empañada ventana desde un mar de lágrimas y en el silencio te pienso, a cada instante te saboreo y huelo ese perfume que, aunque lejos de mí sigue tentándome y....mientras tanto, muestro la intensidad de un sol que realmente no existe esbozando una falsa y leve sonrisa.

Y ahora, sigo esperando volverte a ver para que mi sol vuelva a nacer al despertar de una mañana en mi ventana.

8 comentarios:

G-russo dijo...

si esa monotonia de salir a andar, a caminar, por la calle buscando saber que cosa, hay momentos en que salimos buscando algo y no encontramos nada, porque en realidad no sabemos lo que buscamos......

Dinorider d'Andoandor dijo...

acá fue un día raro, a pesar que en menos de 7 días se va el verano aun hace mucho calor para nuestros estándares, hoy hubo sol pero inusualmente a la vez "llovía" (en realidad acá en esta ciudad sólo garúa, no llueve como allá).

abulico dijo...

Que agradable es salir a caminar solo por el hecho de caminar!

No te preocupes,que pronto llegara la primavera!

saluditos!!!

Esther dijo...

¡Ay! hermanita... ...y qué se puede hacer con esas heridas, aunque yo no pierdo la esperanza de que se curen, yo apuesto por ello. Aunque lo que sí sé es que el tiempo sí que las medio duerme,un pajarito me lo dijo, ya lo verás :)

No me importa mojarme bajo la lluvia,para nada... ...lo malo es que en invierno puede ser peligroso, no sea que por mojarnos, cojamos algo malo.

Besitos.

Gaiar dijo...

Tu sol u otro cualquiera, que mas da!

Nara dijo...

Yo adoro la lluvia. Es un momento muy especial para mí, lo noto todo más mágico.
Muy buen relato mi niña.

Un besazo enorme!!!

con alas para volar dijo...

El sol brilla justo del otro lado dónde tu estas parada, es porque vas en dirección equivocada porque sientes las gotas de lluvia caer y taladrar, parate, descansa, respira y piensa cual es el camino por el cual debes transitar.

besos volados

Justy Walker dijo...

Algún dia he salido con mi moto sintiendo exactamente todo lo que tú has contado...

Tengo que volver a salir un dia de estos...

Besos