EL TUNEL.



Ahí está él. Detenidamente lo observo. Aquí estoy yo, sola con él frente a frente. No hacemos nada, no sabemos hacer otra cosa más que observarnos el uno al otro simplemente hacemos éso, no hace falta más, así que, nos limitamos a posar los ojos el uno en el otro durante horas, sin pestañear, sin tan siquiera apartar la vista ni por un instante. En seguida soy perceptora de que no hay nadie más alrededor, todo está vacío. Sólo él y yo nos hallamos observándonos, no hacemos más, sólo éso hacemos, nada más hace falta. Esas intensas miradas son suficientes para comprenderlo todo. Así, que fijamente le miro, siento que no puedo evitarlo. Él también me está mirando. Y así estamos, mirándonos y al intante lo capto todo tras esos oscuros ojos que reflejan tanta debilidad, tanta tristeza...pero, sin embargo parece ser tan fuerte, tan imponente....Y yo, yo, me siento tan débil, tan pequeña....y de repente, siento miedo, sí, miedo, mucho miedo. Y corro, más que nunca corro, corro lo más velozmente que puedo aunque, sin poder avanzar demasiado pues, me las piernas me pesan, siento esas agujetas y aquel cansancio que tan profundamente parece apoderarse de mí, de mi ser. Y ahora me hallo aquí tras la oscuridad de sus muros, pisando su mojado suelo. Intento avanzar pero, sigo parada en medio de él, en medio de este túnel, sin poder seguir avanzando. Tengo tanta sed, tanto frío....y de nuevo sigo intentando avanzar, palpando a ciegas ventanas que no encuentro. Necesito luz, al menos un rayo de luz pero, no consigo ver nada más que oscuridad y en la oscuridad sólo veo incertidumbre y le veo a él y a su oscura mirada sobre mí, sus oscuros ojos....y comprendo, que quizás no hay escapatoria. Y fuera, oigo voces, alegres voces cantantes.... Y están ahí fuera, corriendo en libertad y son tan grandes, tan fuertes.... y sin embargo, yo me siento tan débil, tan pequeña....Ellas han salido del tunel en el cual yo ahora me hallo o quizás, en él nunca hayan estado...y yo sientos tantos deseo, tanto deseo de huir, de encontrar la puerta de libertad , de nuevo siento que no puedo más, no puedo aspirar a convertirme en una de esas voces, porque, no puedo abrir la puerta, no la encuentro. Quizás no existe. Así que, sólo me queda éso, seguir mirando a través de la oscuridad, de los ojos de este túnel...

13 comentarios:

amor dijo...

lo bueno de los túneles es que al final está la luz

amor

Yessi dijo...

Afortunadamente la luz esta al final, esperando, aguardando...

Hermosopost...saludos.

Esther dijo...

Yo, últimamente, aun aunque esté en el túnel, intento correr, últimamente lo hago. No sé si dejaré de hacerlo, aunque sé que correr vale la pena. Aun siendo posiblemente en el futuro una incumplidora de esto que te voy a decir, como últimamente me está pasando, oigo una voz que dice:

- Nunca dejes de correr.

Y quizás esas voces alegres que oyes al final del túnel, son pura apariencia, a veces pasa.

Un saludito.

abulico dijo...

los tuneles,cuanto mas cortos,mejor.

BEA dijo...

Escribes genial guapa!!!
Todos alguna vez pasamos por ese largo túnel pero al final lo mejor es poder salir de él.

Un besazo enorme.
Cuídate!!!

TEMPLARIO dijo...

Muy bueno el post, la neta si es cierto muchos solemos andar a ciegas y no sabemos hacia donde vamos, creo que a veces lo importante es que alguien nos guié. Saludos, nos vemos luego.

Justy Walker dijo...

Donde vivo hay uno parecido que tiene varios cientos de metros... entro en él con la bicicleta... y siento un escalofrío... se hace oscuro... y no se vé bien... pero al final se adivina una luz... a la que sigo directo... y al salir, la sensación de calor y el olor a bosque y a campo, es realmente maravillosa...

Como la vida misma...

Besos

Alatriste dijo...

Llego a tus orillas por azar, después de sumergirme en esta Red que nos une y lo cierto es que en esta ocasión, he tenido mucha suerte, pues tu página me ha parecido preciosa.

Me ha gustado mucho lo que leí y lo que vi, propio de una gran creatividad y de una genial imaginación. Así que he querido darte la enhorabuena, antes de seguir con mi viaje.

No dejes nunca de escribir y un abrazo enorme. Hasta pronto.

Alatriste dijo...

Se te echa de menos. Suerte con esos exámenes y vuelve pronto, amiga. Un beso muy fuerte.

Dinorider d'Andoandor dijo...

lo bueno es que el tiempo acomoda la vista a la oscuridad

flor dijo...

Yo escribí algo sobre túneles y tal hace poco menos de un año... es que a mí también me inquietan bastante.

Leíste el túnel de sábato? Podría gustarte, es uno de mis libros favoritos (o lo fue durante mucho tiempo, ahora estamos como en un período de descanso)

Te mando un abrazo enorme, amiga. No me enojé!!!! es que debo muchos correos acumulados, pero olvidé decirte (olvidé escribirte para decirte) que no me molesta en absoluto lo de la carta. Las sigo de cerca por acá y eso es suficiente :)

Fujur dijo...

Pensaría que me plagias! jejeje! ;-)

http://nubiru.blogspot.com/2008/03/la-potica-del-tnel.html

muy buen artículo! te felicito!

flor dijo...

¿Leíste el Túnel de Ernesto Sábato? Es uno de mis libros favoritos de todos los tiempos, si no lo hiciste tenés que hacerlo; te lo recomiendo plenamente.

Sara querida (reemplazá el Sara por tu nombre real, que por supuesto ni pienso decirlo en público, jaja), siempre me inquietaron los túneles y leer sobre ellos me encanta. Es más, hoy hice un comentario en el que los mencioné, sin contar que el año pasado escribí un post que se llama túneles. Así que verás que me cayó como anillo al dedo...

Un abrazo enoooorme!!!