En mi cabeza oigo la llamada, oh! sé que esto sólo es el inicio
la radiante luz de mi vela se ha fundido y ahora sólo queda oscuridad
Ansiosa y veloz me aproximo a la ventana, miro hacia el cielo
Siento el frío que cala en mis huesos, pero, ¡Oh! Esto sólo es el principio


Un estruendoso ruido me llena martilleando con fuerza en mi cabeza
Mientras, mi cuerpo fatigado se eleva sucumbiendo a su llamada
Oh! me siento extraña, emergida bajo el manto de esta rareza.
es cuando atrapo a la luna y la mezo entre mis manos, en la helada.

Y es tu voz, tu llamada la que se funde a lo lejos con el paso del tiempo, un quedo murmullo, la llama del sol que se apaga….

2 comentarios:

Esther dijo...

Es el principio... pero, siempre hay que creer en el final, al menos hay que intentar alcanzarlo, de verdad y por lo menos, así no podrás decir que no lo has intentado :)

Nuncajamás dijo...

Je, je... veo que has cambiado de nick. Se te echa de menos por Nuncajamás, pero también por tu blog. Espero paciente que vuelvas a retomar las letras. Besotes, guapa.